Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Leer Más
Paúl Miguel Ortega González - ¿Qué necesita una vía para admitir megacamiones? - megacamion.jpg

¿Qué necesita una vía para admitir megacamiones?

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Jul 20, 2020

   Una respuesta concisa a esta pregunta sería: un cálculo que demuestre que se cumple con las especificaciones. Claro, que esto podría atribuirse a cualquier tipo de infraestructura y sobrecarga. En el caso del pavimento, por enfocarnos en la capa externa de la infraestructura, la diferencia puede entenderse cuando observamos el pavimento para pistas de aterrizaje.

   Formalmente hablando, a nivel de cálculo, uso y esfuerzos esperables, el pavimento de una pista de aterrizaje es virtualmente idéntico al de una carretera. Las diferencias, que definen todo tipo de estrategias constructivas y materiales, son las cargas aplicadas. Dicho de otro modo: si un camión pesase 420 toneladas, necesitaría circular por un pavimento como el de un aeropuerto.

   Por descontado no existen dichos camiones, y los duotráilers “solo” llegan a las 70 toneladas, lo que hace factible adaptar el pavimento de las autopistas a estos nuevos vehículos más pesados que los camiones convencionales. Y, en ocasiones, no hacer ningún cambio más allá de esperar acortar la vida útil del firme. Esto permite, en muchos casos, admitir la circulación de camiones de 70 toneladas y analizarlo como una cuestión de amortización de la infraestructura.

   Dicho esto, el asfalto no es el único componente de la vía, como hemos visto arriba. Del mismo modo que el gálibo determina por qué vías puede o no pasar determinado vehículo, el peso máximo por eje determina qué autopistas quedan vetadas a megacamiones y duotráilers. De ahí que solo los veamos circular por autopistas y no por caminos.

   Sí es de esperar que, a medida que mejoran las técnicas constructivas y materiales de las vías más simples, veamos circular más megacamiones por ellas, del mismo modo en que vimos cómo los camiones convencionales ganaban terreno a los puertos de montaña.

0 comentarios