Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Leer Más
Paúl Miguel Ortega González - El futuro de los ingenieros - b2ap3_large_IIFUT1.jpg

El futuro de los ingenieros

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Feb 28, 2020

     Los objetivos estratégicos y técnicos relativos a la modernización de la planta, como base para el estudio de posibles colaboraciones en el ámbito ingenieril.

   Esta presentación gravitó en torno a una visión de la industria que no hubiera sido posible hace diez, quizá cinco años. Se planteaba la necesidad urgente de hacer migrar una    infraestructura diseñada, planificada y documentada de manera sólida, centralizada y estratégica, hacia una arquitectura más flexible y dinámica, que admita la incorporación continua de cuantos dispositivos, algoritmos y procedimientos con beneficios potenciales se fueran detectando, hacia un modelo de industria digital totalmente renovado.

   Este enfoque no nos sorprendería en un fabricante de teléfonos móviles, o en cualquier sector donde la exigencia de diferenciación del producto inspire un instinto de innovación constante. Pero en una gran refinería sí sorprende, al tratarse de un lugar donde el volumen, la seguridad, la fiabilidad y la robustez de los procesos son determinantes. Debería ser un monumento a la Ingeniería clásica.

   Si nos preguntamos cuáles son las causas y las consecuencias del cambio del que este ejemplo es síntoma, el otrora difuso término Industria 4.0 cobra pleno sentido. Sin pretender aportar otra definición más del mismo, entendemos que en este marco comprende un conjunto de factores, no todos tecnológicos, que por decantación en los últimos años han convergido hacia un movimiento de digitalización masiva. En la vertiente técnica, las innovaciones basadas en Machine Learning, Big Data, dispositivos IoT, realidad virtual y fabricación aditiva, parecen ser los vectores del proceso. Pero más allá de los avances tecnológicos, muchos de ellos presentes hace décadas, son la ubicuidad, la sencillez de manejo, la popularidad, la cultura maker y el bajo coste los factores que están permeando la manera de gestionar una infraestructura de producción. Actualmente, la robotización de un proceso, con la construcción de dispositivos mecánicos y electrónicos auxiliares, y el desarrollo de la inteligencia de procesado de datos o imágenes, está a la mano de pequeños equipos de ingenieros como los que encontramos a cargo de cualquier factoría, sin intermediarios, ni largos tiempos de programación, ni excesivos costes materiales, siempre que dispongan de la suficiente destreza e iniciativa.

    Discutidas las causas de la disrupción, las consecuencias son tan impactantes como inciertas, y se suelen buscar en celebrados documentos premonitorios. Uno de ellos es el artículo de Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne sobre la probable desaparición del 47% de los empleos actuales durante la próxima década. Otro es el visionario libro sobre la singularidad del inventor Ray Kurzweil, amén de los frecuentes informes de McKinsey y The Economist y un creciente aluvión de publicaciones en los medios. Aunque en raros casos se decantan por si la creación de empleo neta será positiva o negativa, todas estas fuentes convienen que la mayoría de los empleos del futuro no existen actualmente, y que la cualificación requerida será radicalmente diferente a la que conocemos.

Hay que preparar a los futuros ingenieros para el pensamiento creativo y flex.

0 comentarios